Correo electrónico

Correo electrónico

17 junio 2010

EL MARXISMO HA MUERTO Y NO SE HA ENTERADO TODAVÍA

Este articulo me pareció interesante... ni a favor, ni en contra, más bien demasiado interesante.


http://miboina.files.wordpress.com/2008/10/marx_engels_lenin.jpg


Es completamente humano el tratar de perseverar en una ideología cualquiera, sean cual sean los cambios que ocurran en la realidad y eso lo digo por experiencia propia, porque creí en el marxismo y a pesar de constatar en Cuba de primera mano el fracaso del sistema, todavía esperaba que el milagro de la "perestroika" y la "glassnot" lo salvaran en el mundo.


Pero me parece un poco absurdo para quienes profesamos una filosofía que se jactaba de ser científica, echar por la borda el hecho innegable del fracaso del sistema, repetido en más de una docena de países que emprendieron el experimento social propugnado por dicha filosofía "científica". Sobre todo si recordamos que Marx mismo en las tesis sobre Feuerbach dice que la verdad o no verdad de una proposición es ante todo un problema práctico, que es en la práctica donde el hombre debe demostrar la verdad, la realidad, y la terrenalidad de su pensamiento.


Todo filósofo o sociólogo tiene que decirse a sí mismo, que un fracaso o dos pueden ser sólo hechos casuísticos, pero un número mayor hace pensar que hay un principio erróneo en la base ideológica que animaba esos experimentos, o que hay una ley o principio que desconocía esa base.


Aún profesando esa filosofía, creí descubrir un principio o ley no tenido en cuenta por la doctrina marxista, y que luego de la caída del sistema socialista mundial creí absolutamente comprobado.


Ese principio lo llamo principio o ley piramidal y establece que en todo sistema sea social, biológico o físico, existen fuerzas de atracción y repulsión que tienden a estructurarse piramidalmente en niveles de relaciones, con una cúspide que ejerce una fuerza de integración sobre el resto que funge como base del sistema, en la que radican las fuerzas de desintegración.


Si tenemos, por ejemplo, una secta religiosa dada, la cúspide del sistema radicará en el gurú del grupo y sus ayudantes, que ejercen una fuerza para mantener el grupo cohesionado, y en la base se hallan los creyentes o seguidores del líder, quienes si por cualquier razón se van desencantando del mismo, pueden iniciar un éxodo que al final desintegra al grupo.


El cemento de todo grupo social es siempre una creencia dada, de la cual teóricamente son dueños o participantes activos los miembros del grupo, pero por obra y gracia del principio piramidal, la cúspide es la que en realidad es dueña de dicha creencia, pues es quien la interpreta y modifica.


Si usted como individuo forma parte de un grupo y no tiene posibilidad real de irse del mismo, usted esta preso, independientemente de si está contento o no con la prisión. Es decir, un grupo cerrado ejerce un monopolio sobre el individuo, si éste no tiene opción.


He aquí una de las primeras cosas que el marxismo descuida, que nunca menciona siquiera, y que por lo tanto destruye: la libertad individual como materialización de la libertad de opciones.


El sistema capitalista tiene que luchar contra los monopolios, porque estos dejan sin libertad de opciones y explotan a los individuos en el campo donde se establezcan.


En el socialismo marxista se establece un gigantesco monopolio que deja sin ninguna opción al pueblo donde se implanta, que incluso por sí mismo no puede escapar de él.


El mejor símil de un sistema comunista es el llamado "agujero negro" que pulula en el espacio interestelar, y en donde las fuerzas gravitatorias son tan enormes que ni la misma luz puede escapar del mismo.


Si las fuerzas integradoras de una sociedad dada son tan grandes que establecen una sola pirámide, se crea el supermonopolio, se crea el "agujero negro" social que destruye toda la individualidad, toda libertad de opción. De ahí en adelante, el Rey de Nuevo Cuño dictará la vida de todos y cada uno de los miembros del agujero O convierte el reino en una carnicería como Stalin, o lo convierte en un feudo miserable como Fidel, o lo desarma sin un tiro como Gorbachov.


La única manera de evitar el monopolio destructor es la pluralidad en todos los campos: la pluralidad de dueños, la pluralidad de partidos, la pluralidad de creencias, la pluralidad plural.


La no comprensión del principio o ley piramidal lleva a los marxistas contumaces, a soñar que es posible en un régimen comunista la existencia de libertad. Dichos regímenes comunistas no pueden dar la libertad que sueñan estos ilusos, porque las fuerzas desintegradoras en el seno del pueblo son enormes y sólo una gigantesca represión puede contenerlas. Esa es la razón por la que el Partido Comunista de China lleva su país al capitalismo en lo económico, pero mantiene lo más posible el autoritarismo en aras de la unidad de un gigante[1], un ojo anhelante del desarrollo económico y el otro espantado por la desintegración de la URSS y Yugoslavia.


Para que haya libertad en una sociedad dada es imprescindible la existencia de pluralidad de poderes en la misma. Y a mayor pluralidad de poderes, mayor libertad. Esa libertad también está amenazada en los países capitalistas por la creación de supermonopolios.


El fracaso del socialismo marxista no se debe a la inobservancia de éste o de aquel postulado de la doctrina, sino a que desconoce un principio o ley que para mayor desgracia (porque no es un principio que me agrade) no es tan sólo social, sino biológico, físico. Es en efecto una ley de aplicación universal.

Los elementos positivos de la doctrina marxista son:


1- Expresa de una manera dinámica la simetría bipolar del Universo, ya observada por los chinos (yin-yang), mediante lo que llama unidad y lucha de contrarios, aunque lo haga de una manera especulativa, abstracta, y absolutizadora.

2- Destaca que la calidad no es más que una diferencia en cantidad.


3- Si se sustituye el concepto de clase marxista, por el de grupo como ente real constituido (que coarta la independencia de los componentes y los mueve como una unidad) se puede aceptar que:


a) La Historia puede ser expresada como la lucha de grupos.

b) Que esos grupos se caracterizan por sus distintas ideologías que imponen a sus miembros y que tratan de imponer a los demás grupos.

c) Que las ideologías se materializan en la supraestructura, en instituciones, en leyes, en costumbres sociales, etc.


4- Denuncia los excesos que se generan en las sociedades cuando el darwinismo económico convierte la sociedad en una jungla de sálvese quien pueda.



LOS ERRORES DE LA FILOSOFÍA COMUNISTA :

http://www.blagic.com.ar/blog/wp-content/uploads/2009/11/marx_engels_lenin_stalin.jpg


Los errores de principio de la Filosofía Comunista (y por lo tanto, de Marx, Engels y Lenin[2]) de acuerdo al punto de vista adoptado por la Filosofía Concreta Relacional Relativista y Antropológica son:



1- Darle validez absoluta a las categorías abstractas y metafísicas de Hegel y crear otras, sin armonizarlas con las derivadas de las ciencias, en contra del natural concreticismo que le debe ser consustancial a las doctrinas naturalistas.


2- Darle categoría de entes a lo que son funciones, lo que le permite jugar con los conceptos de dictadura de la burguesía y del proletariado. Declarar opuestos a conceptos o categorías en vez de a entes sociales reales, como las ya referidas de burguesía y proletariado, declarar opuestos o contrarios a los entes con sus propias relaciones, como si los entes fueran algo aparte del conjunto de sus relaciones, mediante la falacia de la lucha dialéctica entre contenido y forma, que distorsiona las relaciones entre ser constituido y seres constituyentes, como medio de justificar las revoluciones que serían la síntesis dialéctica de la contradicción entre fuerzas productivas y relaciones de producción.


3- Realizar análisis retrospectivos a partir de un punto posterior en la historia, el capitalismo, y racionalizar, forzar, los resultados para que concuerden con la premisa. Por ejemplo, plantear que el hombre fue creado por la herramienta, por el trabajo, en vez de lo natural, que es lo inverso.

4- Descuidar la importancia de los factores que separaron al hombre de los animales.


5- Sobrevalorar en demasía el papel propio en la historia del mundo. Creerse los Mesías de un Nuevo Advenimiento.[3]

1 comentario:

  1. Estas haciendo una mezcolanza de elementos que si no se analizan en su dimensión propia se prestan a confusiones accidentales y en muchos casos deliberadas, sobre todo cuando haces tu análisis sobre el socialismo realmente existente y la teoría marxista que tiene su fundamento primario en la ley del valor, más que en sus escritos políticos que por obvias razones presentan subjetividades arbitrarias.
    De ahí que si no haces una diferencia clara entre lo que existió en la URSS y en Cuba, con todas sus implicaciones políticas y prácticas; con la conceptualización teórica y hasta semántica del comunismo, estas contribuyendo a un ambiente de confusión en una discusión que no es nueva.
    Me parece además demasiado sugerente y exagerado el título de tu ensayo. Ya que más que ser revelador de nuevos elementos que denosten no a la teoría sino a la práctica y aspiración revolucionaria; se muestra como un complejo de elementos de lecturas malentendidas y conjeturas sin sustanciacon una visión ahistórica que niega el análisis del desarrollo de la humanidad misma.
    El marxismo tiene su vigencia no en sus postulados políticos coherentes con la época y el momento histórico que Marx vivió; sino en el método de análisis de la realidad social: el materialismo histórico y la dialéctica.

    ResponderEliminar

¡¡¡Identificate!!!!
Sólo hay que hacerlo una vez y te servirá como identificación para muchos blog's, con open ID.
Registra tu actual cuenta de correo electrónico en google desde aca: http://www.google.com/accounts/